Ventajas y Desventajas de Desintegrador de Grasa

desintegrador de grasa

El programa Desintegrador de Grasa plantea una nueva forma de actuar frente a la pérdida de peso y derrocando los mitos comerciales de las grandes compañías. Se pueden perder muchas libras con una rutina alimenticia y de ejercicio simple pero efectiva. Algunos de sus clientes han logrado bajar 40 libras en solo un mes y otros 50 libras en los primeros dos meses de tratamiento.

Ventajas

  • Es un programa personalizable. Puedes elegir la cantidad de libras que deseas perder, combinando el entrenamiento para perder grasa focalizada.
  • No se incluyen gastos extras de gimnasio o comidas costosas.
  • Las rutinas de ejercicios son de menos de 30 minutos al día, simples, fáciles de realizar y desde la comodidad de tu hogar.
  • El precio del producto supera las expectativas. Cuesta solo 40 dólares. Tendrás todo lo que necesitas con menos de los que vale un mes de gimnasio.
  • Se implementan técnicas de control casero de salud y metabolismo.
  • Incorpora una garantía de satisfacción con una duración de dos meses, con la que se te devuelve el total del dinero si no estás conforme con los resultados.desintegrador de grasa opiniones

Desventajas

  • Puede accederse al programa solo por internet, por lo que se vuelve dificultoso para aquellas personas que no cuentan con una conexión estable e internet.
  • No se trata de un producto para aumentar significativamente los músculos, sino para perder peso, mejorar la salud y modelar el cuerpo.
  • No es un programa mágico, debes seguir las instrucciones para lograr el objetivo impuesto.
  • Debes mantener abierta tu mente con el objetivo de comprender y aceptar las mentiras que imponen las grandes compañías para comercializar masivamente un producto que no funciona. Desintegrador de Grasa gratis destruirá esos mitos.

 

Remedios Caseros Para el Dolor de Garganta

dolor de garganta

El dolor de garganta es una sensación horrible que te priva de sentirte bien, tienes problemas para tragar, tomar bebidas fría, por lo general te provoca tos y demás. Las causas principales de los dolores de garganta pueden ser por una infección viral o bacteriana, alergia o una irritación. Sin embargo, antes de tomar analgésicos que poco resultado te dan puedes probar con los remedios naturales, puedes prepararlos vos mismo y no traen ningún efecto contraproducente.

  • Plata Coloidal. Se recomienda cuando el dolor se basa en un virus o batería, por las propiedades desinfectantes que posee.
  • Propóleos: Es la sustancia que elaboran las abejas. No solo son capaces de brindarnos la miel para endulzarnos la vida, actúan como un bono extra Option Bit, ya que los propóleos poseen características antibacterianas, antiinflamatorias y antisépticas. Puedes usarlo en infusiones o solos.
  • Si tomas dos veces por día un vaso de agua con una gragea de Ortiga podrás remedios dolor de gargantaaliviar la irritación.
  • Puedes masticar Regaliz para aliviar el dolor por sus propiedades que combaten la irritación.
  • Infusión de Tomillo con Miel y Limón: Ideal para tratar el dolor de garganta. Se debe hervir el tomillo, colarlo y agregarle el jugo de un limón con una cucharada de miel.
  • Para las anginas de origen viral o bacteriano son recomendables los Gargarismos con Miel y Limón. La preparación se realiza colocando una cucharada de miel en un vaso de agua caliente, cuando ésta ya esté fría se agrega el jugo de limón. Debe utilizarse tres veces al día.

 

¿Por Qué Tengo Estrías?

Tarde o temprano, las estrías golpean las puertas de nuestro cuerpo. ¿Por qué las padecemos? Averigua qué es lo que las origina y cómo puedes deshacerte de ellas.

Estas atrofias cutáneas que dibujan líneas blancas o coloradas sobre el tejido conjuntivo se ven a la distancia porque la epidermis es transparente y deja apreciar todo lo que ocurre debajo de ella. Casi todo el tronco y las extremidades pueden resultar afectados por este padecimiento: caderas, vientre, glúteos, brazos, espalda, senos, piernas, muslos. Los cordones que se observan a simple vista son consecuencia de la ruptura y deterioro de las fibras; algo así como cicatrices internas.

cicatrices internas

Tipos de estrías

Las estrías pueden ser de dos tipos: derivadas de la distensión o del consumo de corticoides. En el primer caso, afecta a embarazadas y ex obesos que han perdido mucho peso corporal. Las segundas son de color púrpura y derivan del consumo de corticoides durante mucho tiempo.

¿Qué ocurre por debajo de la piel?

Cuando se presenta uno de los dos tipos de estas marcas es porque las capas internas de la piel se estiraron por demás durante un tiempo y luego, en un breve período, perdieron la mayor parte de esa distensión. Al estirarse de manera repentina y permanecer en tensión durante mucho tiempo, las fibras de colágeno y elastina se rompen, y la piel se vuelve débil. Como consecuencia, se producen cicatrices internas que procuran contrarrestar esa ruptura (sin prestar atención a la estética). Hay estudios que procuran demostrar que existen causas hormonales que reducen la capacidad elástica de la piel generando resultados estéticamente negativos.

Bendita elastina

Todas nos hemos untado una variedad incontable de cremas para evitar las estrías durante el embarazo. Todas deseamos que no asomen sus espeluznantes grietas. Sin embargo, se trata de una cuestión genética también. En cuanto la producción de elastina se vea afectada, tu piel comenzará a padecer estas marcas. Resulta que la elastina es el principal componente de las fibras elásticas, que permite que los tejidos se estiren y se contraigan.

elastina

Entonces, además de que el exceso de tensión se convierte en el origen fundamental de este padecimiento, algunas personas tienen tendencia a desarrollarlas más que otras. Como consecuencia, todos los tratamientos para eliminar las estrías que se jactan de ser efectivos deben tener a la producción de elastina como principal objetivo a alcanzar. He aquí los más conocidos:

  1. Tretinoína: popularmente conocida como vitamina A ácida para el tratamiento del acné, esta droga estimula las células cutáneas promoviendo la renovación de las capas superiores. Siempre es necesario consultar con el médico antes de aplicarla, porque tienen efectos secundarios como irritación local, y está contraindicada durante el embarazo.
  2. Microdermoabrasión: este método actúa removiendo la capa superior de la piel mediante la aplicación directa de cristales abrasivos. Este proceso promueve la producción de células nuevas y favorece el desarrollo de una piel más elástica. Además de su destino para combatir las estrías, la microdermoabrasión se emplea para remover marcas en la piel que poseen mayor antigüedad.
  3. Tratamientos con láser: la estimulación de colágeno, elastina y melanina mediante el empleo de terapias con luz láser está ampliamente difundida. La terapia con luz intensa pulsada se utiliza para tratar marcas viejas de estrías, tanto como la técnica de rejuvenecimiento facial con fototermólisis selectiva.

Consulta a tu médico y evalúa ep procedimiento qué más se ajusta a tu cuerpo.

Remedios Caseros Para Las Várices

Cuando la sangre no puede retornar eficazmente al corazón, las venas comienzan a dilatarse y provocan las desagradables várices. Esta insuficiencia venosa ataca principalmente a las piernas, como habrás podido constatarlo en las tuyas o en las de tus amigas. El foco de esta dilatación está escondido en el interior de las venas. Existen unas válvulas internas que provocan la acumulación de sangre cuando no se cierran bien.

¿Cuáles son las condiciones que favorecen el desarrollo de esta pesadilla?

  • Primero: la obesidad. Las piernas gruesas exigen una mayor circulación de sangre vía arterias —y consecuentemente las venas— que generan una sobrecarga en estas últimas derivando en un prematuro deterioro funcional.
  • Segundo: el sedentarismo. La posición sentada prolongada es responsable de la falta de contracción de los músculos de las extremidades inferiores. Además, reduce el funcionamiento de la almohadilla de las plantas de los pies, responsables de que la sangre retorne al corazón. Como consecuencia, las várices se expresan.
  • Tercero: la postura de pie. Por lo mismo que en el caso anterior, la falta de contracción muscular aunada a la sobreexigencia en el sistema de retorno sanguíneo por la acción de la gravedad, producen la dilatación venosa.
  • Cuarto: uso de anticonceptivos. La retención de líquidos es uno de los efectos no deseados de las pastillas que previenen el embarazo. Entre los cambios hormonales que se registran durante el consumo de estas drogas, se destaca la aparición de las llamadas arañitas, vasos sanguíneos superficiales dilatados.
  • Quinto: antecedentes y herencia. Otros factores que favorecen el desarrollo de este padecimiento comprenden cirugías en las piernas, tabaquismo, hipertensión o tener familiares que hayan tenido trombosis venosa.

¿Por dónde empezar?

Antes de sumergirnos en tratamientos costosos y eternos, podemos comenzar por cuidarnos nosotras mismas. Existen varios remedios caseros para eliminar várices. Aquí te contamos acerca de 4 de ellos:

  1. Vinagre de manzana

Este producto tiene propiedades que promueven la circulación y el flujo sanguíneo. Si ayudas a incrementar el movimiento de la sangre que corre por tus venas, la inflamación y la pesadez de las várices se reducirán. La manera de lograrlo es aplicando directamente vinagre de manzana sobre la región afectada mediante masajes suaves. Repite este tratamiento por la noche antes de acostarte y al levantarte al día siguiente.

  1. Pimienta de Cayena

La alta concentración de vitamina C y flavonoides presente en la pimienta de Cayena, la hace ideal para eliminar las várices. Atenúa el dolor provocado por la congestión venosa y promueve la circulación. Además de incluirla como condimento en tus comidas, prepara una infusión con una cucharada de té de pimienta en polvo y una taza de agua caliente. Mezcla, deja entibiar y bebe.

pimienta de Cayena

  1. Aceite de oliva

Como ya habrás notado, el secreto de la cura está en reforzar la circulación sanguínea. Y una de las claves es el tratamiento directo de la zona afectada mediante masajes que reactiven el buen funcionamiento de las válvulas venosas. De esta manera, reduces dolor e inflamación. Aplica en tus piernas una mezcla entibiada de aceite de oliva combinado con un óleo rico en vitamina E y unas gotas de aceite esencial de ciprés, mediante masajes intensos durante 15 minutos. Completa dos aplicaciones diarias.

  1. Ajo

Este bulbo es muy apreciado por sus propiedades liberadoras de toxinas de los vasos sanguíneos y su efecto intensificador del flujo de la sangre. Para aprovechar sus beneficios y atenuar las várices, procesa 6 gajos y mezcla con el jugo de 3 naranjas y dos cucharadas de aceite de oliva. Deja descansar la preparación durante 12 horas. Luego, revuelve bien, coloca unas gotas sobre tus dedos y utiliza para masajear tus piernas durante 15 minutos. Sin enjuagar, cubre tus extremidades con un trozo de tela de algodón y deja que actúe toda la noche.

ajo

 

Prueba estos remedios caseros para mejorar el aspecto de tus piernas y reducir las várices.

El Mejor Tratamiento Para La Celulitis

Mujeres de todas las edades padecen esta pesadilla. Y una vez que se instala, se vuelve más y más notoria con el tiempo. A menos que hagas algo al respecto.

La celulitis puede aparecer tanto en adolescentes como en mujeres jóvenes y adultas. Esto es así porque, pese a las populares explicaciones acerca de la circulación deficiente o las toxinas atrapadas, se trata simplemente de grasa. La manera en que se manifiesta es lo que la hace lucir distinta.

piel de naranja

Todos tenemos hilos de tejido conectivo que separan a las células grasas en compartimentos y que conectan la grasa a la piel. En el caso de las mujeres, estas fibras se presentan en forma de hexágonos —semejante al patrón del panal de abejas. En cuanto se acumula más grasa, empieza a sobresalir tejido, como si estuvieras rellenando un almohadón.

Por su parte, los hombres presentan menos celulitis porque la estructura de sus tejidos conectivos es diferente. En su caso, las fibras se ordenan horizontalmente y se entrecruzan evitando que la acumulación de grasa derive en nódulos adiposos de grasa.

Entonces, ¿cuál es el principal desencadenante de la celulitis? Así es, la acumulación de grasa y el cambio en los tejidos que sufrimos a medida que pasan los años. Esos hilos de tejido conectivo se vuelven más gruesos y la piel, más fina.

El resultado: la celulitis se percibe a metros de distancia. A diferencia de los músculos que mantienen nuestra piel tensa y tirante, la grasa es blanda, ocupa más espacio y es capaz de formar nódulos adiposos, si la dejamos que se acumule.

cómo eliminar celulitis

Teniendo en cuenta estas causas, ya sabes por dónde viene el mejor tratamiento para la celulitis: ejercicio físico centrado en el trabajo intenso de la parte inferior de tu cuerpo. Siguiendo las instrucciones que detallamos aquí, podrás eliminar la celulitis reafirmando y fortaleciendo los músculos de esa región.

El objetivo es trabajar esos conjuntos musculares desde todos sus ángulos reduciendo los depósitos de grasa que se acumulan bajo la piel y reemplazando los tejidos musculares perdidos en esa zona.

Antes de comenzar, recuerda entrar en calor caminando, ejercitándote en bicicleta fija o trotando en el lugar.

  1. Laterales

Coloca tus manos sobre la cintura, separa los pies un ancho de caderas y endereza la columna. Lleva la pierna izquierda hacia fuera y dobla esa rodilla hasta que el muslo esté en posición paralela con respecto al suelo. Estira tu pierna derecha sin dejar que tus glúteos se apoyen sobre la otra pierna. Respira durante 2 segundos y vuelve lentamente a la posición inicial. Repite el ejercicio hacia el otro lado. Puedes sostener un par de mancuernas mientras realizas este ejercicio.

  1. Patada trasera

Apoya tus antebrazos y rodillas sobre la colchoneta manteniendo la columna derecha y llevando el peso hacia tus brazos. Alinea el cuello y dirige tu mirada hacia la colchoneta para formar una continuidad con la columna. Eleva un pie manteniendo la posición de la pierna en ángulo recto, hasta que el muslo se posicione paralelamente al suelo. Mantén la pierna elevada durante 1 segundo y luego, bájala lentamente. Repite este movimiento 10 veces. Luego descansa y trabaja la otra pierna de la misma manera. Puedes hacer este ejercicio utilizando pesas en tus tobillos.

  1. Elevación cruzada

Para eliminar la celulitis en las piernas, acuéstate sobre tu costado izquierdo en la colchoneta. Estira la pierna izquierda y cruza la derecha flexionada por delante. El pie derecho debe quedar apoyado a la altura de la rodilla izquierda. Acomoda tu brazo izquierdo flexionado por debajo de tu cabeza. Lleva el antebrazo derecho por delante de tu abdomen y apoya la palma de la mano sobre la colchoneta, a la altura de tu cintura. Lentamente eleva tu pierna izquierda estirada lo más que puedas, sostenla en el aire durante 1 segundo y luego, bájala con suavidad. Repite 10 veces y luego cambia de lado para trabajar los músculos de la otra pierna.

  1. Sentadillas

Ponte de pie y separa los pies un ancho de caderas. Apoya tus manos sobre los muslos, endereza los hombros y acomoda los pies ligeramente hacia fuera. Eleva el mentón y dirige tu mirada hacia delante. Manteniendo la espalda derecha, flexiona tus rodillas sin mover la parte inferior de tus piernas, hasta que los muslos se posicionen en forma paralela al suelo. Repite 10 veces y descansa.

Realiza esta serie día por medio y podrás eliminar la celulitis de manera natural.

La salud y la estaciones: invierno

¿Cómo disfrutar del invierno y no enfermarse en el intento? En las épocas frías estamos más propensos a padecer enfermedades respiratorias, a aumentar de peso con notoriedad y a permanecer en un estado latente muy próximo a la depresión. Aquí compartimos siete claves para convertir el invierno en una estación para vivir a pleno.

1. La primera clave para mantenerse sano en invierno consiste en higienizarse las manos con mayor frecuencia que en las demás épocas del año. De esta manera, evitamos llevarnos virus, gérmenes y bacterias, compartirlos con las demás personas o recibirlos de ellas. Asimismo, la ventilación de los ambientes para renovar el aire que respiramos también favorece el mantenimiento de espacios saludables.

2. La segunda clave es estar preparado para los cambios radicales de temperatura. Solemos pasar varias horas en espacios climatizados, pero luego salimos a la calle y nos encontramos con temperaturas que en algunas ciudades suelen ser muy bajas.

 abrigo

En este sentido, debemos estar vestidos de manera que podamos quitarnos capas cuando sea necesario y abrigarnos cuando la temperatura lo requiera. Otra manera de reducir la diferencia entre ambos espacios es no abusar de la calefacción, teniendo siempre presente que los ambientes deben contar con una rendija abierta para garantizar la ventilación del ambiente.

3. Nuestra tercera clave es el uso de cremas especiales para combatir los efectos de las bajas temperaturas sobre la piel. Estas deben contener al menos, vitaminas C y E, con lo que garantizaremos hidratación, nutrición y protección.

El efecto del frío sobre la piel se conoce como vasoconstricción. Lucimos pálidos porque los capilares se contraen reduciendo la irrigación sanguínea. Esto provoca una disminución de oxígeno y de nutrientes para las células, con lo que éstas demoran más en reemplazarse.

La consecuencia es una piel con acumulación de células muertas, de textura opaca, grisácea y sensible, porque la secreción sebácea no puede lubricar la epidermis, puesto que no llega a la superficie. Aplicándonos cantidades suficientes de cremas ricas en vitaminas C y E lograremos contrarrestar los efectos del frío sobre nuestra piel.

4. La cuarta clave es la incorporación de frutos secos a la dieta alimenticia para cubrir las necesidades calóricas del organismo durante el invierno, sin desatender el peso corporal adecuado para nuestra contextura.

Tanto los frutos naturalmente deshidratados con cáscara dura, como los resultantes del proceso industrial que reduce su contenido en agua, presentan un alto contenido en potasio, propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

Asimismo, colaboran en la disminución de la presión arterial y del colesterol malo. El consumo de un puñado diario nos garantizará una buena concentración de calorías, nutrientes, proteínas vegetales y fibra.

frutos secos

5. La quinta clave consiste en incorporar al ginseng y a la jalea real a nuestra dieta diaria. La planta tan valorada en Oriente tiene propiedades tonificantes y revitalizantes, reduce el colesterol malo, contrarresta el agotamiento físico y psíquico, y favorece que el nivel de azúcar en sangre disminuya.

Por su parte, la jalea real, sustancia viscosa, amarillenta y de delicado sabor ácido, alimento exclusivo de la abeja reina y de las larvas, tiene numerosas propiedades beneficiosas para disfrutar del invierno en forma saludable.

Además de incrementar la resistencia al frío y a la fatiga, aumenta la hidratación y la elasticidad de la piel, provoca la estimulación del sistema inmunitario y mejora el estado de ánimo.

jalea real6. La sexta clave consiste en mantener los vínculos sociales, pese a la hostilidad del clima y la reducción de la cantidad de horas de luz solar. Compartir cenas con amigos, programar salidas a espacios cerrados u organizar actividades colectivas en clubes o salones va a impactar favorablemente en nuestro estado de ánimo.

7. Por el mismo motivo, es imprescindible continuar con la actividad física adaptándola al clima invernal, nuestra séptima clave. Espacios cubiertos y bien ventilados pueden albergar actividades que en otras épocas del año realizamos al aire libre.

Por el contrario, podemos incorporar actividades que se realizan en interiores como natación, gimnasia o patín.

La salud y las estaciones: otoño

Frecuentemente asociamos el otoño con los resfríos, el malestar corporal, la baja de energía vital. En esta etapa del año necesitamos ajustar algunos hábitos para mejorar nuestra calidad de vida y disfrutar de esta estación tanto como de las demás.

otoño

Una de las estrategias para prevenir resfríos es incrementar la frecuencia de la higiene de nuestras manos. Agua y jabón, o alcohol en gel, según la disponibilidad y el lugar donde nos encontremos, son elementos simples que nos ayudarán a eliminar gérmenes y evitar contagios.

Por lo mismo, la permanencia en lugares cerrados o carentes de una buena ventilación, donde el aire no se renueva, resultan caldos de cultivo para la proliferación de enfermedades. Es necesario mantener una rendija constantemente abierta que permita el ingreso de oxígeno al ambiente.

Uno de los desafíos del otoño es el vestuario. Tras meses de cubrirnos con ropa muy liviana, este período del año nos pide vestirnos siguiendo la estrategia de la cebolla, utilizando varias capas de prendas de vestir.

De esta manera, iremos ajustando nuestra temperatura corporal a los ambientes o espacios que vayamos transitando. Si contamos con dos o tres prendas superpuestas, podremos fácilmente quitarnos una a una, de acuerdo con el nivel de calefacción reinante en cada sitio en el que permanezcamos.

El aumento del consumo de frutas ricas en vitamina C es el puntapié inicial para prepararnos a vivir un buen otoño. Este nutriente favorece la absorción de hierro y otras vitaminas, opera como antioxidante, previene la aparición de enfermedades degenerativas y cardíacas, y refuerza el sistema inmunológico del organismo.

Asimismo, colabora con el desarrollo de una piel más suave, promoviendo la producción de colágeno y favoreciendo la unión de las células, y disuelve las grasas acumuladas en el organismo porque acelera el metabolismo. Naranjas, limones, kiwis, pomelos, mandarinas y limas pueden consumirse directamente, en jugos o incorporarse en ensaladas, platos principales o postres.

cítricos

Varios productos naturales nos permitirán aliviar dolencias propias del otoño. Infusiones a base de hierbas de té, miel y jengibre tienen la propiedad de reducir molestias localizadas en la garganta.

El té verde se ha popularizado por las diversas propiedades que contiene. Su alta composición en catequinas e isoflavinas lo convierte en un gran antioxidante que mejora la circulación y previene el endurecimiento de las paredes de las arterias. También se ha comprobado que la ingesta de té verde favorece la pérdida de peso corporal porque reduce la acumulación de grasa en el hígado.

La presencia de cafeína hace de esta infusión un aliado para la concentración y el trabajo intelectual. Otros beneficios incluyen la prevención de caries, el cuidado de las encías, y las propiedades antiinflamatorias que actúan en casos de enfermedades dermatológicas.

té verde

¿Cómo consumir té verde? En infusión, en polvo, en cápsulas o en aceite esencial. La primera opción es la más popularizada, pero resulta también muy simple incorporar esta hierba en su presentación en polvo, en numerosas recetas. La versión en cápsulas está destinada a cubrir objetivos terapéuticos puntuales. Finalmente, el aceite esencial permite aprovechar sus propiedades cosmetológicas.

Otra estrategia natural para aliviar las molestias respiratorias propias del cambio de estación es el empleo de vapor de agua para tratar las secreciones. Lejos de las antiguas formas de preparación que incluían el uso de palanganas, toallas y eternos minutos de padecimiento en una sauna concentrada, actualmente podemos optar por simplificar esta práctica terapéutica.

Cualquier recipiente con agua que pueda llevarse al fuego directo hasta romper el hervor, y luego retirarse, genera vapor suficiente para realizar breves respiraciones profundas que lo hagan circular a través de nuestras vías respiratorias. Por lo mismo, se puede utilizar la pava eléctrica, una vez que el agua haya hervido y la hayamos apagado.

Inicialmente, la distancia entre el rostro y el vapor debe ser amplia, pero con el entibiado del agua, podemos acercarnos para aprovechar las emanaciones. Además de deshacernos de las secreciones, le regalaremos a nuestro cutis una suavidad y tersura que pocas cremas pueden conseguir.

La salud y las estaciones: verano

El sol se acerca a nosotros. Los días son largos y la intensidad del calor nos pide que nos involucremos en actividades relacionadas con el agua. La ropa que usamos tiene que estar precisamente adaptada a las altas temperaturas que se viven en la mayoría de las ciudades.

En el caso de los alimentos, siempre es preferible seguir de cerca combinaciones y cantidades, para evitar malestares estomacales que pueden repercutir en el funcionamiento de todo el organismo.

sol

Todas las actividades que tienen lugar en el agua poseen un lugar privilegiado durante el verano. Desde la natación, pasando por el acqua gym, hasta el surf y el esquí acuático, el medio líquido tiene invitaciones para todos.

Sin embargo, la natación se destaca porque está ampliamente aconsejada para todas las edades. En principio, permite corregir diversos tipos de desviaciones de la columna vertebral, así como aliviar dolores derivados de padecimientos como artritis, artrosis y obesidad, y mejorar la postura.

El movimiento corporal en el agua favorece al sistema circulatorio y regula la actividad cardíaca. Asimismo, nos descubrimos con una flexibilidad mayor; muchos de los movimientos que podemos desarrollar dentro de una piscina, nos costarían mucho más esfuerzo fuera del agua. Finalmente, la temperatura del medio acuoso favorece la relajación de los músculos.

nataciónPor otra parte, el algodón es el protagonista de los armarios en verano. Es un tipo de fibra muy preciada por su suavidad, versatilidad y ligereza. Estas cualidades convergen en la comodidad que experimentamos al vestirnos con telas de este tipo.

En verano, nuestros cuerpos necesitan que el aire circule entre la ropa y la piel, pero además, queremos que el sudor se absorba. Más allá de ofrecernos comodidad, este tejido favorece el buen funcionamiento de las glándulas sudoríparas permitiendo la liberación del sudor, pero también brindándonos la solución para la humedad que produce nuestro organismo y deja huellas en la ropa.

algodon

Todo esto lo consigue el algodón: absorbe el sudor para luego liberarlo en la superficie del tejido. Así, se convierte en nuestro mejor aliado a la hora en que la ciudad arde en verano. Ampliando nuestro vestuario en telas de algodón, vamos a sentirnos más livianos, frescos y cómodos.

No menos importante es el calzado. El aumento de sudoración y el efecto del calor en el cuerpo, generalmente provocan hinchazón, por lo que un calzado cómodo, abierto y flexible nos va a ayudar a movernos con mayor comodidad.

Sandalias, ojotas, alpargatas y calzado deportivo liviano son los más recomendados. Y siempre que sea posible, disfrutar del contacto directo de los pies descalzos con el pasto, la tierra o el agua. Además de liberar las tensiones nerviosas que se concentran en la planta de los pies, fortaleceremos las piernas y mejoraremos la circulación en nuestro organismo.

 ojotas

Al momento de sentarse a comer, el verano exige mucha ingesta de líquidos, poco consumo de alimentos con alto contenido graso y mucha abundancia de frutas y verduras de estación. La correcta hidratación favorece el buen funcionamiento de las células, permite que los nutrientes lleguen a destino, lubrica las articulaciones y equilibra la temperatura corporal.

En verano, no es necesario esperar a tener sed para ingerir líquidos. El calor provoca sudoración y esta pérdida de líquidos puede tener consecuencias más graves como la pérdida de resistencia y el incremento del ritmo cardíaco.

Agua natural, jugos de frutas e infusiones con bajo contenido en azúcar son las más recomendadas. Además de hidratarnos, las frutas jugosas nos proporcionan minerales como el potasio y el magnesio, que se pierden durante la sudoración.

jugo

Como un efecto dominó, el aumento del consumo de frutas y verduras, reduce por consecuencia, la ingesta de carnes y alimentos grasos. Esta receta es la mejor manera de reducir peso durante el verano. La diversidad y abundancia de frutas y verduras las convierten en el ingrediente principal de almuerzos y cenas estivales.

Disfrutar del verano es un desafío al alcance de la mano. Cuidando nuestra vestimenta, haciendo actividades acordes a la temperatura ambiente y manteniendo una dieta sana y una hidratación completa, conseguiremos aprovechar lo mejor de esta estación.

 

 

 

 

 

La salud y las estaciones: primavera

El cambio de estación está acompañado de pequeñas grandes modificaciones en nuestra vida. El aumento de la cantidad de horas de luz y el tenue incremento en la temperatura ambiente nos llevan a revisar el armario y volver a prestar atención a las texturas, los colores y los diseños en función de las sensaciones corporales.

Además, al planear el menú, nos vamos ajustando a los alimentos de estación disponibles y a las calorías que demanda nuestra cotidianeidad. Como si fuera poco, las actividades recreativas o deportivas también encuentran otros espacios donde llevarse a cabo. ¿Cómo aprovechar estos cambios para mejorar nuestra calidad de vida y aumentar el nivel de nuestra salud?

Llegó la primavera. Los pesados abrigos van dejando espacio a las chaquetas livianas, las camperas de media estación y los saquitos de hilo. Los gruesos pantalones van quedando acumulados en la parte posterior del armario.

Colores más vivos, diseños floreados, estampados divertidos se combinan con camisas, remeras de algodón y hasta con alguna prenda sin mangas. Los zapatos tienden a reducir su tamaño, con lo que los pies comienzan a sentir un poco más de liberación. Se asoman sandalias, zapatos que dejan ver tobillos y calzados deportivos de tela.

Estos cambios de vestimenta nos hacen tomar mayor conciencia de nuestro cuerpo. Al llevar menos capas de ropa, las formas propias se lucen más. Y entonces, nos disponemos a revisar el menú.

Guisos desbordantes de hidratos de carbono van dejando lugar a las ensaladas de las más variadas combinaciones. La primavera nos ofrece acelga, alcachofas, apio, calabaza, col de Bruselas, colifor, espárragos, espinacas, endivias, habas, chauchas o judías verdes, nabos, puerros, remolacha y repollo. Todas estas hortalizas son altamente nutritivas. Son ricas en potasio y sodio, por lo que ayudan a disminuir la retención de líquidos.

hortalizas primavera

De esta manera, se previene la hipertensión, y se reduce la hinchazón del vientre y de las extremidades inferiores. Por lo mismo, la ausencia de grasas y la diminuta cantidad de calorías presente en las hortalizas, favorecen la pérdida de peso corporal y colaboran en la prevención de la obesidad.

La gran proporción de fibras también colabora con la regularización del tránsito intestinal. Como consecuencia, aportamos nutrientes y reducimos riesgos de enfermedades. Menos colesterol, mejor calidad de vida.

Entre los minerales que aportan las hortalizas se destacan el hierro, zinc, potasio, fósforo, calcio y magnesio: todos esenciales para que nuestro organismo funcione correctamente. Junto con la pérdida de peso y la prevención de enfermedades, podemos fortalecer nuestras defensas y mejorar el funcionamiento de nuestro sistema nervioso con la ingesta de hortalizas y verduras ricas en vitamina A, B y C.

Finalmente, las extensas actividades al aire libre irrumpen en nuestra vida, para quedarse. El aumento de las horas de sol y el tenue incremento de la temperatura ambiente invitan a disfrutar más tiempo lejos del cemento urbano. Plazas, parques, recreos, clubes y paseos comienzan a hacerse más habituales, ampliando los breves momentos que solía permitir el invierno, para programar salidas más extensas.

Además del sentido recreativo, las actividades al aire libre se multiplican en primavera. Andar en bicicleta, salir a trotar, y hasta ejercitarse en patines o en patineta, en esta estación, tiene el beneficio de que el cuerpo no se expone a amplias diferencias de temperatura.

Unos meses atrás, al terminar la actividad física, el cuerpo se exponía a una baja de temperatura muy rápida por acción de las condiciones ambientales. Por el contrario, en primavera, el termómetro corporal supera por poco la sensación térmica, previniendo cambios bruscos de temperatura.

andar-en-bicicleta

Por todo esto, la llegada de la primavera es un regalo de la Naturaleza que podemos aprovechar para mejorar nuestra calidad de vida, vistiéndonos con ropas más ligeras, alimentándonos más sanamente, e incrementando el tiempo que pasamos al aire libre.

De este modo, incorporando hábitos más saludables le daremos un lugar preponderante a nuestra calidad de vida y mantendremos nuestro cuerpo vital, con energía y en buen estado físico.

 

La primavera llegó. ¡Podemos dejarla pasar o aprovecharla al máximo!