¿Por Qué Tengo Estrías?

Tarde o temprano, las estrías golpean las puertas de nuestro cuerpo. ¿Por qué las padecemos? Averigua qué es lo que las origina y cómo puedes deshacerte de ellas.

Estas atrofias cutáneas que dibujan líneas blancas o coloradas sobre el tejido conjuntivo se ven a la distancia porque la epidermis es transparente y deja apreciar todo lo que ocurre debajo de ella. Casi todo el tronco y las extremidades pueden resultar afectados por este padecimiento: caderas, vientre, glúteos, brazos, espalda, senos, piernas, muslos. Los cordones que se observan a simple vista son consecuencia de la ruptura y deterioro de las fibras; algo así como cicatrices internas.

cicatrices internas

Tipos de estrías

Las estrías pueden ser de dos tipos: derivadas de la distensión o del consumo de corticoides. En el primer caso, afecta a embarazadas y ex obesos que han perdido mucho peso corporal. Las segundas son de color púrpura y derivan del consumo de corticoides durante mucho tiempo.

¿Qué ocurre por debajo de la piel?

Cuando se presenta uno de los dos tipos de estas marcas es porque las capas internas de la piel se estiraron por demás durante un tiempo y luego, en un breve período, perdieron la mayor parte de esa distensión. Al estirarse de manera repentina y permanecer en tensión durante mucho tiempo, las fibras de colágeno y elastina se rompen, y la piel se vuelve débil. Como consecuencia, se producen cicatrices internas que procuran contrarrestar esa ruptura (sin prestar atención a la estética). Hay estudios que procuran demostrar que existen causas hormonales que reducen la capacidad elástica de la piel generando resultados estéticamente negativos.

Bendita elastina

Todas nos hemos untado una variedad incontable de cremas para evitar las estrías durante el embarazo. Todas deseamos que no asomen sus espeluznantes grietas. Sin embargo, se trata de una cuestión genética también. En cuanto la producción de elastina se vea afectada, tu piel comenzará a padecer estas marcas. Resulta que la elastina es el principal componente de las fibras elásticas, que permite que los tejidos se estiren y se contraigan.

elastina

Entonces, además de que el exceso de tensión se convierte en el origen fundamental de este padecimiento, algunas personas tienen tendencia a desarrollarlas más que otras. Como consecuencia, todos los tratamientos para eliminar las estrías que se jactan de ser efectivos deben tener a la producción de elastina como principal objetivo a alcanzar. He aquí los más conocidos:

  1. Tretinoína: popularmente conocida como vitamina A ácida para el tratamiento del acné, esta droga estimula las células cutáneas promoviendo la renovación de las capas superiores. Siempre es necesario consultar con el médico antes de aplicarla, porque tienen efectos secundarios como irritación local, y está contraindicada durante el embarazo.
  2. Microdermoabrasión: este método actúa removiendo la capa superior de la piel mediante la aplicación directa de cristales abrasivos. Este proceso promueve la producción de células nuevas y favorece el desarrollo de una piel más elástica. Además de su destino para combatir las estrías, la microdermoabrasión se emplea para remover marcas en la piel que poseen mayor antigüedad.
  3. Tratamientos con láser: la estimulación de colágeno, elastina y melanina mediante el empleo de terapias con luz láser está ampliamente difundida. La terapia con luz intensa pulsada se utiliza para tratar marcas viejas de estrías, tanto como la técnica de rejuvenecimiento facial con fototermólisis selectiva.

Consulta a tu médico y evalúa ep procedimiento qué más se ajusta a tu cuerpo.

Remedios Caseros Para Las Várices

Cuando la sangre no puede retornar eficazmente al corazón, las venas comienzan a dilatarse y provocan las desagradables várices. Esta insuficiencia venosa ataca principalmente a las piernas, como habrás podido constatarlo en las tuyas o en las de tus amigas. El foco de esta dilatación está escondido en el interior de las venas. Existen unas válvulas internas que provocan la acumulación de sangre cuando no se cierran bien.

¿Cuáles son las condiciones que favorecen el desarrollo de esta pesadilla?

  • Primero: la obesidad. Las piernas gruesas exigen una mayor circulación de sangre vía arterias —y consecuentemente las venas— que generan una sobrecarga en estas últimas derivando en un prematuro deterioro funcional.
  • Segundo: el sedentarismo. La posición sentada prolongada es responsable de la falta de contracción de los músculos de las extremidades inferiores. Además, reduce el funcionamiento de la almohadilla de las plantas de los pies, responsables de que la sangre retorne al corazón. Como consecuencia, las várices se expresan.
  • Tercero: la postura de pie. Por lo mismo que en el caso anterior, la falta de contracción muscular aunada a la sobreexigencia en el sistema de retorno sanguíneo por la acción de la gravedad, producen la dilatación venosa.
  • Cuarto: uso de anticonceptivos. La retención de líquidos es uno de los efectos no deseados de las pastillas que previenen el embarazo. Entre los cambios hormonales que se registran durante el consumo de estas drogas, se destaca la aparición de las llamadas arañitas, vasos sanguíneos superficiales dilatados.
  • Quinto: antecedentes y herencia. Otros factores que favorecen el desarrollo de este padecimiento comprenden cirugías en las piernas, tabaquismo, hipertensión o tener familiares que hayan tenido trombosis venosa.

¿Por dónde empezar?

Antes de sumergirnos en tratamientos costosos y eternos, podemos comenzar por cuidarnos nosotras mismas. Existen varios remedios caseros para eliminar várices. Aquí te contamos acerca de 4 de ellos:

  1. Vinagre de manzana

Este producto tiene propiedades que promueven la circulación y el flujo sanguíneo. Si ayudas a incrementar el movimiento de la sangre que corre por tus venas, la inflamación y la pesadez de las várices se reducirán. La manera de lograrlo es aplicando directamente vinagre de manzana sobre la región afectada mediante masajes suaves. Repite este tratamiento por la noche antes de acostarte y al levantarte al día siguiente.

  1. Pimienta de Cayena

La alta concentración de vitamina C y flavonoides presente en la pimienta de Cayena, la hace ideal para eliminar las várices. Atenúa el dolor provocado por la congestión venosa y promueve la circulación. Además de incluirla como condimento en tus comidas, prepara una infusión con una cucharada de té de pimienta en polvo y una taza de agua caliente. Mezcla, deja entibiar y bebe.

pimienta de Cayena

  1. Aceite de oliva

Como ya habrás notado, el secreto de la cura está en reforzar la circulación sanguínea. Y una de las claves es el tratamiento directo de la zona afectada mediante masajes que reactiven el buen funcionamiento de las válvulas venosas. De esta manera, reduces dolor e inflamación. Aplica en tus piernas una mezcla entibiada de aceite de oliva combinado con un óleo rico en vitamina E y unas gotas de aceite esencial de ciprés, mediante masajes intensos durante 15 minutos. Completa dos aplicaciones diarias.

  1. Ajo

Este bulbo es muy apreciado por sus propiedades liberadoras de toxinas de los vasos sanguíneos y su efecto intensificador del flujo de la sangre. Para aprovechar sus beneficios y atenuar las várices, procesa 6 gajos y mezcla con el jugo de 3 naranjas y dos cucharadas de aceite de oliva. Deja descansar la preparación durante 12 horas. Luego, revuelve bien, coloca unas gotas sobre tus dedos y utiliza para masajear tus piernas durante 15 minutos. Sin enjuagar, cubre tus extremidades con un trozo de tela de algodón y deja que actúe toda la noche.

ajo

 

Prueba estos remedios caseros para mejorar el aspecto de tus piernas y reducir las várices.

El Mejor Tratamiento Para La Celulitis

Mujeres de todas las edades padecen esta pesadilla. Y una vez que se instala, se vuelve más y más notoria con el tiempo. A menos que hagas algo al respecto.

La celulitis puede aparecer tanto en adolescentes como en mujeres jóvenes y adultas. Esto es así porque, pese a las populares explicaciones acerca de la circulación deficiente o las toxinas atrapadas, se trata simplemente de grasa. La manera en que se manifiesta es lo que la hace lucir distinta.

piel de naranja

Todos tenemos hilos de tejido conectivo que separan a las células grasas en compartimentos y que conectan la grasa a la piel. En el caso de las mujeres, estas fibras se presentan en forma de hexágonos —semejante al patrón del panal de abejas. En cuanto se acumula más grasa, empieza a sobresalir tejido, como si estuvieras rellenando un almohadón.

Por su parte, los hombres presentan menos celulitis porque la estructura de sus tejidos conectivos es diferente. En su caso, las fibras se ordenan horizontalmente y se entrecruzan evitando que la acumulación de grasa derive en nódulos adiposos de grasa.

Entonces, ¿cuál es el principal desencadenante de la celulitis? Así es, la acumulación de grasa y el cambio en los tejidos que sufrimos a medida que pasan los años. Esos hilos de tejido conectivo se vuelven más gruesos y la piel, más fina.

El resultado: la celulitis se percibe a metros de distancia. A diferencia de los músculos que mantienen nuestra piel tensa y tirante, la grasa es blanda, ocupa más espacio y es capaz de formar nódulos adiposos, si la dejamos que se acumule.

cómo eliminar celulitis

Teniendo en cuenta estas causas, ya sabes por dónde viene el mejor tratamiento para la celulitis: ejercicio físico centrado en el trabajo intenso de la parte inferior de tu cuerpo. Siguiendo las instrucciones que detallamos aquí, podrás eliminar la celulitis reafirmando y fortaleciendo los músculos de esa región.

El objetivo es trabajar esos conjuntos musculares desde todos sus ángulos reduciendo los depósitos de grasa que se acumulan bajo la piel y reemplazando los tejidos musculares perdidos en esa zona.

Antes de comenzar, recuerda entrar en calor caminando, ejercitándote en bicicleta fija o trotando en el lugar.

  1. Laterales

Coloca tus manos sobre la cintura, separa los pies un ancho de caderas y endereza la columna. Lleva la pierna izquierda hacia fuera y dobla esa rodilla hasta que el muslo esté en posición paralela con respecto al suelo. Estira tu pierna derecha sin dejar que tus glúteos se apoyen sobre la otra pierna. Respira durante 2 segundos y vuelve lentamente a la posición inicial. Repite el ejercicio hacia el otro lado. Puedes sostener un par de mancuernas mientras realizas este ejercicio.

  1. Patada trasera

Apoya tus antebrazos y rodillas sobre la colchoneta manteniendo la columna derecha y llevando el peso hacia tus brazos. Alinea el cuello y dirige tu mirada hacia la colchoneta para formar una continuidad con la columna. Eleva un pie manteniendo la posición de la pierna en ángulo recto, hasta que el muslo se posicione paralelamente al suelo. Mantén la pierna elevada durante 1 segundo y luego, bájala lentamente. Repite este movimiento 10 veces. Luego descansa y trabaja la otra pierna de la misma manera. Puedes hacer este ejercicio utilizando pesas en tus tobillos.

  1. Elevación cruzada

Para eliminar la celulitis en las piernas, acuéstate sobre tu costado izquierdo en la colchoneta. Estira la pierna izquierda y cruza la derecha flexionada por delante. El pie derecho debe quedar apoyado a la altura de la rodilla izquierda. Acomoda tu brazo izquierdo flexionado por debajo de tu cabeza. Lleva el antebrazo derecho por delante de tu abdomen y apoya la palma de la mano sobre la colchoneta, a la altura de tu cintura. Lentamente eleva tu pierna izquierda estirada lo más que puedas, sostenla en el aire durante 1 segundo y luego, bájala con suavidad. Repite 10 veces y luego cambia de lado para trabajar los músculos de la otra pierna.

  1. Sentadillas

Ponte de pie y separa los pies un ancho de caderas. Apoya tus manos sobre los muslos, endereza los hombros y acomoda los pies ligeramente hacia fuera. Eleva el mentón y dirige tu mirada hacia delante. Manteniendo la espalda derecha, flexiona tus rodillas sin mover la parte inferior de tus piernas, hasta que los muslos se posicionen en forma paralela al suelo. Repite 10 veces y descansa.

Realiza esta serie día por medio y podrás eliminar la celulitis de manera natural.