Remedios Caseros Para Las Várices

Cuando la sangre no puede retornar eficazmente al corazón, las venas comienzan a dilatarse y provocan las desagradables várices. Esta insuficiencia venosa ataca principalmente a las piernas, como habrás podido constatarlo en las tuyas o en las de tus amigas. El foco de esta dilatación está escondido en el interior de las venas. Existen unas válvulas internas que provocan la acumulación de sangre cuando no se cierran bien.

¿Cuáles son las condiciones que favorecen el desarrollo de esta pesadilla?

  • Primero: la obesidad. Las piernas gruesas exigen una mayor circulación de sangre vía arterias —y consecuentemente las venas— que generan una sobrecarga en estas últimas derivando en un prematuro deterioro funcional.
  • Segundo: el sedentarismo. La posición sentada prolongada es responsable de la falta de contracción de los músculos de las extremidades inferiores. Además, reduce el funcionamiento de la almohadilla de las plantas de los pies, responsables de que la sangre retorne al corazón. Como consecuencia, las várices se expresan.
  • Tercero: la postura de pie. Por lo mismo que en el caso anterior, la falta de contracción muscular aunada a la sobreexigencia en el sistema de retorno sanguíneo por la acción de la gravedad, producen la dilatación venosa.
  • Cuarto: uso de anticonceptivos. La retención de líquidos es uno de los efectos no deseados de las pastillas que previenen el embarazo. Entre los cambios hormonales que se registran durante el consumo de estas drogas, se destaca la aparición de las llamadas arañitas, vasos sanguíneos superficiales dilatados.
  • Quinto: antecedentes y herencia. Otros factores que favorecen el desarrollo de este padecimiento comprenden cirugías en las piernas, tabaquismo, hipertensión o tener familiares que hayan tenido trombosis venosa.

¿Por dónde empezar?

Antes de sumergirnos en tratamientos costosos y eternos, podemos comenzar por cuidarnos nosotras mismas. Existen varios remedios caseros para eliminar várices. Aquí te contamos acerca de 4 de ellos:

  1. Vinagre de manzana

Este producto tiene propiedades que promueven la circulación y el flujo sanguíneo. Si ayudas a incrementar el movimiento de la sangre que corre por tus venas, la inflamación y la pesadez de las várices se reducirán. La manera de lograrlo es aplicando directamente vinagre de manzana sobre la región afectada mediante masajes suaves. Repite este tratamiento por la noche antes de acostarte y al levantarte al día siguiente.

  1. Pimienta de Cayena

La alta concentración de vitamina C y flavonoides presente en la pimienta de Cayena, la hace ideal para eliminar las várices. Atenúa el dolor provocado por la congestión venosa y promueve la circulación. Además de incluirla como condimento en tus comidas, prepara una infusión con una cucharada de té de pimienta en polvo y una taza de agua caliente. Mezcla, deja entibiar y bebe.

pimienta de Cayena

  1. Aceite de oliva

Como ya habrás notado, el secreto de la cura está en reforzar la circulación sanguínea. Y una de las claves es el tratamiento directo de la zona afectada mediante masajes que reactiven el buen funcionamiento de las válvulas venosas. De esta manera, reduces dolor e inflamación. Aplica en tus piernas una mezcla entibiada de aceite de oliva combinado con un óleo rico en vitamina E y unas gotas de aceite esencial de ciprés, mediante masajes intensos durante 15 minutos. Completa dos aplicaciones diarias.

  1. Ajo

Este bulbo es muy apreciado por sus propiedades liberadoras de toxinas de los vasos sanguíneos y su efecto intensificador del flujo de la sangre. Para aprovechar sus beneficios y atenuar las várices, procesa 6 gajos y mezcla con el jugo de 3 naranjas y dos cucharadas de aceite de oliva. Deja descansar la preparación durante 12 horas. Luego, revuelve bien, coloca unas gotas sobre tus dedos y utiliza para masajear tus piernas durante 15 minutos. Sin enjuagar, cubre tus extremidades con un trozo de tela de algodón y deja que actúe toda la noche.

ajo

 

Prueba estos remedios caseros para mejorar el aspecto de tus piernas y reducir las várices.

7 Cosas Desagradables Debes Evitar En La Cama

Están desnudos en la cama y muy excitados. Los olores, la transpiración y algunos sonidos corporales pueden colaborar con la estimulación sexual de ambos. De hecho, el nivel de tolerancia en las mujeres crece a medida que sus cuerpos se acercan a la posición horizontal. Por lo mismo, los hombres tienen pocas exigencias en ese ámbito. Pero ¿hasta dónde tolerarán ellos nuestras delicadas asquerosidades corporales?

  1. Directo del gimnasio

La atracción sexual de los hombres está altamente relacionada con el olor corporal, más que con el sonido de la voz de su amante, la sensación que les produce tocar la piel o las ideas que tiene sobre el calentamiento global. El gran dilema del olor corporal es que cuando resulta desagradable, además de padecer la sensación olfativa, presenta una imagen descuidada de quien lo porta. Así como las mujeres no soportamos el aroma a sudor masculino, ellos tampoco toleran el nuestro. Pero, a no confundir este olor corporal previo, con la sudoración conjunta resultante durante el encuentro sexual. Por el contrario, esta otra sí estimula los sentidos y colabora con la atracción física.

transpiración

  1. Mal aliento

Cierto es que el consumo de ajo es un indicador imposible de atenuar, pero si se trata de un episodio aislado, todo amante puede tolerarlo. El problema grave es el mal aliento crónico. Esta barrera en la intimidad suele generar rechazo y si no se toman cartas en el asunto, el distanciamiento se puede incrementar por este motivo. La halitosis es un padecimiento difícil de ocultar y realmente bloquea el acercamiento entre los amantes.

  1. Falta de confianza

La inseguridad sexual se percibe en el momento de desnudarse —con torpeza, con miedo, ocultando algunas partes del cuerpo—, de rechazar posturas poco convencionales o en el silencio absoluto que practica uno de los amantes. La confianza en uno mismo refleja el autoconocimiento y la certeza de saber lo que se desea. En algunos casos, esta inseguridad y falta de confianza deriva en el desequilibrio entre los amantes. Si la mujer deja de participar en la toma de decisiones en la cama, le dará espacio a él para que tome las riendas. Las consecuencias pueden ser nefastas, entre otras, porque la mujer podrá no disfrutar a pleno el momento, y él ni haberse enterado. Abandona la timidez y muéstrale lo que eres y quieres.

  1. Menstruación

Muchas mujeres prefieren evitar el contacto sexual durante su período de menstruación. Lo mejor en estos casos es hablar de frente y contarle a la pareja el motivo de su decisión. Por lo mismo, aquellas mujeres que no viven ese momento del mes como una contraindicación para tener relaciones sexuales, también deben comunicárselo de antemano a su pareja. Muchos ya comprenden, pero para algunos puede seguir siendo una barrera que no desean levantar.

menstruación

  1. Palabras calientes

La mayoría de los amantes utilizan expresiones subidas de tono durante el acto sexual. De hecho, muchos aceptan que esos susurros en la cama los excitan mucho más. Sin embargo, el nivel de erotismo en las expresiones puede superar la tolerancia de tu pareja. Asegúrate de probar en forma paulatina qué tipo de frases lo estimulan y qué otras le resultan desagradables, antes de poner en juego todo tu vocabulario caliente.

  1. Higiene íntima

Aún no está ampliamente incorporada la práctica de la higiene íntima antes de comenzar la relación sexual. Ellos y ellas pueden no tener ningún padecimiento infeccioso, pero aún presentar un fuerte olor en sus genitales debido a la transpiración, al tipo de tela de su ropa interior, etc. Resulta muy útil efectuar una higiene íntima previa para poder disfrutar plenamente de todos los rincones del cuerpo de ambos.

  1. Enseguida vuelvo

Terminas la sesión de pasión y te diriges al baño. ¿Qué es lo que interrumpe ese silencio post satisfacción? Tú utilizando el inodoro con la puerta del baño abierta. Esa misma región corporal que minutos antes estaba exclusivamente destinada al placer, le regala a él un balde de agua fría de realidad, cuando escucha el sonido de la orina rebotando en las paredes del inodoro. No se trata de aguantar la necesidad biológica, sino de cerrar bien la puerta al ingresar al baño.

 

Ten en cuenta estos consejos para evitar situaciones incómodas durante la relación sexual, y favorecer la atracción y el acercamiento con tu amante.